lunes, 30 de marzo de 2015

COMIENDO INTUITIVAMENTE

Una de las razones por la que me considero afortunado es porque cuando se trata de comer tengo un muy buen interruptor (prender/apagar).  En la actualidad nos enrolamos en los carbohidratos, grasas, proteína y en todos los aspectos de lo "que" comemos.  Pero poniendo por un lado la cuestión de "que" comemos por un momento, una de los métodos mas útiles que he encontrado para mantener un peso saludable es saber cuando (y cuando no) comer.  En otras palabras:  como cuando tengo hambre y dejo de comer en cuanto me siento satisfecho.  No pienso mucho en este proceso.  Y entre comidas no pienso mucho en comida.  Es por eso que me considero muy afortunado de tener este interruptor para comer.
Muy seguido la gente me dice que no tienen este mecanismo interior para saber cuando y cuando no comer.  Pero la buena noticia es que todos podemos aprender a comer y a desarrollar este sentido.  Esto se llama comer intuitivamente.  Esto realmente ayuda a muchas personas a conectarse con sus cuerpos de una manera saludable.
Es difícil creer que haya algo que pueda aplacar ese deseo por la noche de comer helado, pero con suficiente practica, las técnicas para comer intuitivamente pueden calmar esa urgencia por comer.

Abajo viene un resumen de 10 principios para comer intuitivamente.  Por supuesto que para que estos funcionen hay que hacer ejercicio y tener buenos hábitos alimenticios.

1.  Rechaza la idea de estar a dieta.  Echa para afuera todos los libros de dietas y artículos de revistas que te ofrecen una falsa esperanza de bajar de peso rápido, fácil, y de manera permanente.  Enojate de todas esas mentiras que te han llevado a sentirte como un fracaso cada vez que una nueva dieta ha dejado de funcionarte y has recuperado el peso perdido.
2.  Honra tu hambre.  Manten alimentado tu cuerpo con energía y carbohidratos adecuados.  De otra manera puedes causar una sensación desmedida por comer.  Ya que llegaste al punto de exceso de hambre, todas tus intenciones de moderarte y de comer conscientemente se hacen irrelevantes.  Entonces, si tienes hambre come, y come adecuadamente.
3.  Haz las paces con la comida.  Deja de pelearte con la comida.  Date un permiso incondicional de comer.  Si te dices a ti mismo que no puedes o debes de comer cierta comida, te puede llevar a sentirte reprimido y esa sensación se puede acumular y llevarte a atracones.
4.  No des cabida a la policía de la comida.  Gritale NO a los pensamientos en tu cabeza que te dicen que eres "bueno" porque te comiste menos de 1000 calorías o "malo" porque te comiste un pedazo de pastel de chocolate.  La policía de la comida monitorea las reglas no razonables que el estar a dieta ha creado.  La estación de policía esta establecida en la profundidad de tu mente, y siempre esta gritando frases negativas, y juicios que te hacen sentir culpable.  El echar fuera a la policía de la comida es un paso critico para poder comer intuitivamente.
5.  Respeta tu saciedad.  Escucha las señales de tu cuerpo que te dicen que ya no tienes hambre.  Observa las señales que muestran que ya estas muy lleno.  Haz una pausa en medio de una comida y preguntate a que te sabe la comida, y que tan lleno estas.
6.  Descubre el factor de satisfacción.  Los japoneses tienen la sabiduría de promover el placer como una de sus metas para vivir saludablemente.  En nuestro gran deseo por vernos delgados y saludables seguido pasamos por alto uno de las mas básicos regalos de la existencia - el placer y la satisfacción que se encuentra en la experiencia de comer.  Cuando tu comes lo que realmente quieres, en un ambiente que te invita a hacerlo, el placer que resulta de ahí sera una fuerza poderosa que te ayudara a sentirte satisfecho y contento.  Al darte esta experiencia tu mismo, te vas a dar cuenta de que toma mucho menos comida para llegar a la conclusión de que "ya te llenaste".
7.  Honra tus sentimientos sin usar la comida.  Busca maneras de confortarte, abrazarte, distraerte, y de resolver situaciones sin usar comida.  La ansiedad, la soledad, el aburrimiento, la ira, son emociones que todos experimentamos en toda la vida.  Cada una de ellas tiene algo que la dispara, y tiene también algo que la calma.  La comida no arregla ninguna de estas emociones.  Puede que te haga sentir bien momentáneamente, o que te distraiga de el dolor, o aun anestesiarte.  Pero la comida no resuelve el problema.  Si acaso, el comer por las emociones solo te hará sentir peor en el largo plazo.  Al final de cuentas vas a tener que tratar con la fuente de la emoción, al igual que con las consecuencias de haber comido de mas.
8.  Respeta tu cuerpo.  Acepta tu genética.  Así como una persona que su numero de zapatos es 6 no puede pensar en meter su pie en uno 4, es lo mismo con nuestro cuerpo.  Pero mas que todo, respeta tu cuerpo, para poder sentirte agusto con quien tu eres.  Es difícil deshacerte de esa mentalidad de estar a dieta si no eres realista y criticas de mas tu cuerpo.
9.  Haz ejercicio y siente la diferencia.  Olvidate de hacer ejercicio por quemar calorías.  Solo se activo y siente la diferencia.  Cambia tu enfoque a que se siente el mover tu cuerpo, en lugar de que tantas calorías estas quemando con el ejercicio.  Si cuando suena la alarma por la mañana tu única meta es bajar de peso, no sera algo muy motivante para hacedor en este momento.
10. Honra tu salud.  Toma decisiones acerca de tu alimentación que honren tu salud y tus papilas gustativas mientras que al mismo tiempo te haga sentir bien.  Acuérdate que no tienes que llevar una dieta perfecta para estar saludable.  No vas de un de repente a tener una deficiencia nutricional o subir de peso por una botana, una comida, o lo que comiste en un día.  Es lo que consistentemente comes con el tiempo lo que te afecta.  El mejorar, y no la perfección es lo que cuenta.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...